Custodia compartida

 Tras una ruptura hay diferentes modos de establecer la custodia de los hijos, tanto de los nacidos dentro del matrimonio como fuera de él. La custodia monoparental es aquella en el que el cuidado de los hijos, vamos a decir “diario”, recae sobre uno de los progenitores teniendo derecho el otro progenitor a disfrutar de tiempo para con sus hij@s. En cambio en la custodia compartida el tiempo de cuidado y los gastos recaen en ambos progenitores por igual. Es un hecho que los cambios normativos han dado lugar a que la custodia compartida deje de ser una excepción para convertirse en la guarda y custodia más común, siempre que la misma sea viable primando siempre el interés del menor. 

Así tanto si te enfrentas a una ruptura como si quieres modificar la custodia pactada en un convenio anterior, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

Otras reclamaciones
Selecciona el tipo de reclamación en el que estás interesado

Cuéntanos tu caso